Buen día, Domingo, Octubre 20
Colombia Posible 2019-09-22 | Comentarios:

Soneros del Camino. Conectando con los ritmos del corazón

Soneros del Camino. Conectando con los ritmos del corazón

Por: Rubén Darío Pardo Santamaría

 

Paulo Arturo Durán Ospina, James Andrés Durán Ospina, Rodolfo Rivero y Alison Ángel dan forma a Soneros del Camino, una interesante propuesta que promueve la música como vivencia, como experiencia para curar el alma.  Buena Gente Periódico habló con ellos y escudriñó en las motivaciones y alcances de este interesante proyecto creado por los hermanos Durán, quienes, no obstante los dos años de diferencia que se llevan, nacieron un 22 de abril, reconocido internacionalmente como Día de la Tierra. Seguramente es la influencia de la Pachamama la que les anima a cantar a la vida.

 

BuenaGente Periódico (BGP.): ¿Cómo surge Soneros del Camino?

 

Soneros del Camino (SC.): Nace hace una década, después de viajar unos 8 años por Argentina, Brasil y Venezuela. Conocimos problemas, situaciones de conflicto, pero también mucha gente que se está uniendo, amando, viviendo de una manera diferente. Entonces al ver cómo estas cosas tan bonitas no se mostraban en ningún medio de comunicación, ya que estos enfatizan en noticias negativas, decidimos crear un proyecto llamado Soneros del Camino (hasta ese momento se habían llamado ‘Hermanos Durán’) que intenta llevar la música a la gente que encontramos por nuestros recorridos.

 

 

Todos los días salimos a caminar las calles, a cantarle a la gente, a enseñarle el ritmo básico de tambor que llamamos ‘Café con Pan’ y nos damos cuenta que la gente vive con temores que no les dejan vivir la vida plenamente. Nosotros gracias al arte vivimos felices pero hay personas que trabajan de siete a siete, toda la semana, a muchas de esas personas le hemos propuesto tocar el tambor y después de decir “no, yo no puedo”, se atreven, es gente como el panadero o el empleado de la bomba de gasolina, entonces todo eso lo vamos grabando y lo pondremos en un portal web de Soneros del Camino que se inaugurará próximamente.

 

BGP.: ¿Qué intentan transmitir con la música?

 

SC.: Intentamos transmitir, a todos los seres humanos que nos encontramos, la paz que nos da la música. La idea es hacer recordar a la gente el ritmo del corazón, puede ser en la cárcel, en el hospital, la tienda, fundaciones para habitantes de la calle o para rehabilitación de adicciones. La música ha sido una herramienta para conocer verdaderamente al ser humano. Conecta con el ritmo del corazón de las más variadas personas. A doctores reconocidos les hemos enseñado el ritmo ‘Café con Pan’ y se vuelven niños, se abren ante el tambor. Usamos pedagogías distintas a las formales que demoran y hacen mucho más difícil el acceso al ritmo.

 

BGP.: ¿Qué acciones sociales han realizado a través de la música?

 

SC.: En Cali fuimos invitados por una Fundación que trabaja con habitantes de la calle, la coordinadora lo primero que hizo fue advertirnos que no nos sintiéramos mal si no nos ponían atención o se iban y nos dejaban hablando solos, pues ellos no viven en ese lugar, sólo van a comer, a bañarse y vuelven a la calle. Empezamos la actividad con un grupo de 40 personas y ninguna se salió, al inicio estaban serios, prevenidos, pero cuando escucharon el primer golpe de tambor se fueron interesando cada vez más y se atrevieron a tocar. El psicólogo que los trataba diariamente se puso a llorar, decía que nunca los había visto así. El tambor les devolvió la voluntad, cada uno tocaba con distintos grados de complejidad según lo permitieran sus propias condiciones. Es un instrumento curativo al 100%, terminaron alborotados, reconociendo otra faceta de su ser. Intercalamos la experiencia de sonar con la historia del tambor como instrumento de liberación de los antiguos esclavos y eso les llegó a su ser. Salimos en medio de la más absoluta euforia, como cuando despiden a las estrellas de rock. Todos hicieron fila para abrazarnos.

 

 

Decidimos no dedicarnos sólo a los sitios donde nos pagan, también visitamos otros espacios en los que hemos conocido testimonios muy valiosos como personas que metieron un tambor en su vida y dejaron de tomar las pastas de las que eran cautivas. Concretamente en Jamundí, Valle del Cauca, conocimos el caso de un chico que sufría de esquizofrenia y después de que empezó a frecuentar el espacio musical, dejó de tomar las pastas. Nosotros queremos simplificar el acceso de la gente a la experiencia musical.

 

También en Cali hace como tres años, con ancianos, tuvimos otra experiencia bonita. Muchos de ellos sufrían una enfermedad de olvido a corto plazo, no recordaban su nombre, edad, etc. Después de que empezamos a tocar, bailaban y cantaban la letra de las canciones y recordaban también sus nombres, decían “oiga, yo me llamo fulano de tal”, entonces las enfermeras ya sabían que con la música podían trabajar, así que constantemente llevaban músicos.

 

 

BGP.: ¿Recuerdan alguna otra experiencia musical adelantada por fuera del Valle del Cauca?

 

SC.: Algún día una chica nos abordó en la calle y nos pidió que la acompañáramos a dar una serenata a su papá, estábamos tocando en la calle intentando recibir algo de plata, la chica insistía y no aceptaba nuestro ofrecimiento de ir más tarde, debía ser de inmediato. Una niña de unos 17 años, en una ciudad como Bogotá, acercarse a tres hombres extraños y rastas, que según el imaginario predominante podrían ser delincuentes, nos invita a su casa para tocar. Ante tanta insistencia aceptamos y llegamos a un conjunto cerrado, nos contó que su papá era músico y ahora se encontraba enfermo por los efectos del alcohol. Al llegar, la mamá entró y obviamente nos miró extraño, la chica le dijo que éramos unos amigos músicos que íbamos a tocar para su papá, entramos al cuarto del señor y de inmediato empezamos a tocar. Él estaba reducido a la cama, pero cuando escuchó la música empezó a moverse y quiso pararse, todos en la familia estaban gratamente sorprendidos, lo ayudaron a sentar en la cama y hasta se paró y bailó como pudo. Cuando salimos vimos las fotos del señor abrazado con todo el elenco de Chespirito y otros reconocidos artistas, había sido un músico famoso. Uno de nuestros objetivos principales es que cada persona sea consciente de lo que tiene para dar, todos tenemos algo para dar desde las expresiones espirituales y artísticas.

 

Si quiere conocer más sobre Soneros del Camino puede encontrarlos en Facebook como Soneros del Camino y escribirles a @sonerosdelcamino.artevidayviaje

 

Fotografías por: Alison Ángel Cifuentes


Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2019 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net