Buen día, Mircoles, Agosto 21
Vidas & Voces 2019-03-30 | Comentarios:

LA MÚSICA COMO SENTIDO DE LA VIDA: JUAN CAMILO GÓMEZ ‘CHARANGO DE ORO'

LA MÚSICA COMO SENTIDO DE LA VIDA: JUAN CAMILO GÓMEZ ‘CHARANGO DE ORO'

Foto: En el fondo el lago Titicaca, meseta del Collao, entre Perú y Bolivia.

 

Por: Angélica Zuluaga

 

La Feria y Festival Nacional e Internacional del Charango que desde 1984 se lleva a cabo anualmente en el municipio de Aiquile, integra durante tres días a los mejores intérpretes y fabricantes de este instrumento a nivel nacional e internacional. El objetivo principal del evento es incentivar la creación de nuevos valores en la interpretación y ejecución del charango, así como promocionar la producción artesanal y la comercialización de estos excepcionales instrumentos producidos magistralmente en Aiquile, poblado al que podríamos seguramente calificar como la capital mundial del charango. Juan Camilo Gómez Cortés, un joven de 20 años de edad oriundo de la ciudad de Armenia - Quindío, fue el ganador, el 3 de noviembre de 2018, del Charango de Oro en Categoría Internacional, en la 35ª versión de este importante evento. Buena Gente Periódico habló con este virtuoso músico cuyabro.

 

Foto: Monumento al Charango en Aiquique, Bolivia. Ciudad en la que también se encuentra un museo dedicado a este instrumento.

 

¿Cómo inició el camino hacia la música?

 

Yo empecé cuando tenía 11 años, por el colegio en el que estudiaba, que era la Institución Educativa CASD en Armenia, tenía un par de amigos, estos empezaron a hacer música y pues el compartir con ellos y ver lo que hacían me empezó a generar esa inquietud hacia el arte y desde eso no salgo de ahí. Mi primera maestra en música fue la profesora Amanda Jaramillo, en grado 6º, una persona a quien le tengo un gran cariño y respeto.

 

Igual que muchas personas que inician en este camino de la música el primer instrumento al que tuve acercamiento fue la guitarra, ya posteriormente empezaron a llegar las quenas y las zampoñas, instrumentos que tienen un carácter indígena. Después llegó el charango por influencia de la profesora Amanda, pues ella también lo tocaba y me infundió una gran curiosidad, empecé a consultar sobre él y a conocer más personas aficionadas. Así fue como me acerqué al mundo del charango.

 

Foto: Juan Camilo Gómez y su amigo Daniel Algiro Zapata tocando en el Café Arte Mankala (Salento, Colombia) con la banda en formación "Tierra de Fuego"

 

¿Por qué su apasionamiento con el charango?

 

El charango es mi voz realmente, con el charango podemos evocar todos los sonidos de la naturaleza, recrear paisajes, es un instrumento que tiene una gran historia ligada a las músicas propias de los nativos de estas zonas del altiplano, el charango es parte de mi vida, es por donde me puedo expresar con mayor facilidad.

 

La etimología de la palabra charango tiene un sentido muy campesino. Tiene un antecesor en quechua que es la burrocatina, era el hombre que iba montado en el burro y en su mochila llevaba un charango bullicioso y destemplado, con este instrumento lo que hacían era arriar y pastorear. Ese era el charango, un instrumento de origen campesino que más adelante, cerca de los años 60, empezó a cambiar y se empezó a dar más en las ciudades, entonces los artesanos empiezan a fabricarlo y a cultivar este instrumento.

 

¿Por qué su interés en conocer Bolivia?

 

Bolivia tiene una relación estrecha con el charango, está ligada a la raíz de ese instrumento y bueno, ya he ido en dos ocasiones, en la segunda gané el Charango de Oro. Inicialmente llegué al Chaco boliviano que es una región muy interesante, es algo que la gente no conoce, las personas siempre se imaginan a Bolivia y el frío, los cholitos y las cholitas y el altiplano, pero llegar al Chaco y al sur-oriente boliviano es maravilloso porque nos encontramos con una multiculturalidad; en el altiplano hay quechuas, aymaras pero es en el Chaco donde está el acercamiento a la nación guaraní, algo muy distinto, otra cara de Bolivia.

 

Nos instalamos, para ser más exactos, en Camiri, un lugar histórico puesto que ha sido la capital petrolera de este país. Allí tenemos varios amigos como el Profe Pancho, su nombre es Francisco Lavayén, él es sobrino de Julio Lavayén, un charanguista muy reconocido en Bolivia y fundador, junto con los hermanos Hermosa, de una agrupación que incluso aquí en Colombia conocemos bastante y se llama ‘Los Kjarkas’, y es fantástico porque es recibir todo ese bagaje artístico de estas personas, que se viven en esas guitarreadas, muchas tocatas, aprender de ellos.

 

Foto: Juan Camilo Gómez junto a Hernán Mérida, consturctor de instrumentos aiquileño

 

Llevé un charango que había sido construido por Tobías Bastidas, luthier de la ciudad de Armenia, y el charango sufrió unos accidentes, entonces yo necesitaba otro y qué mejor que conseguir uno en la tierra del charango como es Bolivia, entonces empecé a preguntar en qué regiones del país era como más acertado un charango y me hablaron de dos puntos principales Aiquile - Cochabamba o Villa Serrano - Sucre Chuquisaca, entonces es junto al compañero de viajes que emprendemos una ruta por pueblos quietos, antiguos caminos increíbles, uno siente que el bus se va a caer por esos riscos y es cuando empezamos la ruta, primero a Sucre que queda muy cerca del Chaco, cruzamos por varios pueblos, llegamos a Villa Serrano y allí casi no encontramos instrumentos; seguimos la ruta, cruzamos para dirigirnos hacia Aiquile, este es un lugar muy particular porque está en medio de tres carreteras muy importantes: la que va a Sucre, la de Santa Cruz y la de Cochabamba.

 

¿Cómo surge la idea de participar en el festival de charango?

 

Siguiendo entonces con la descripción de Aiquile, cuando llego allí me doy cuenta que este municipio es denominado la capital internacional del charango y después de buscar muchos constructores, encontré a Hernán Mérida Claros quien es el que construye ese charango que tanto buscaba, es un charango de concierto ¡de una calidad increíble! Me impactó bastante su forma de construir y a partir de eso se forma una amistad. Yo tenía que esperar un mes para que el charango estuviera terminado, entonces volvimos al Chaco, a Camiri y antes de regresar a Colombia debía pasar por donde Hernán, el constructor del charango y en el momento en que fui el maestro me comenta del festival que se realiza allí, el Festival Nacional e Internacional del Charango y me dice que con el nivel que manejo me podría ir muy bien, entonces ahí nace la invitación.

 

¿Qué aprendizajes le deja esta experiencia?

 

La feria no sólo era para intérpretes sino también para constructores del charango, se hace el concurso también de constructores y sigo con el camino de la construcción de instrumentos porque es algo adicional que me gusta mucho y estoy en ese camino de aprender a construir charangos.  Se aprende mucho porque el charanguito es un instrumento muy amplio y es muy interesante conocer ese lado campesino, conocer sus otros orígenes. Pude conocer a varios maestros del charango como Ernesto Cavour, Alfredo Coca, Sandro Taborga, maestros que son de alto reconocimiento en este país y poder compartir con ellos, escuchar sus palabras, sus consejos, todo hace parte de la experiencia que fue maravillosa.

 

Foto: Juan Camilo Gómez durante su presentación en el Fetival Internacional del Charango el pasado 3 de noviembre de 2018

 

El compartir casi un mes completo especialmente con el maestro y constructor Hernán Mérida, quien me abrió las puertas de su casa para estar allí, fue muy bello, un gran compartir; él y su familia provienen de la comunidad quechua, entonces es como acercarse a una de las raíces latinoamericanas importantes, vivir con ellos un mes, aprender sus usos y costumbres fue fantástico, porque es él quien me sigue enseñando el arte de construir instrumentos, me comparte todo su conocimiento allí en su hogar.  Él me recibió en su casa ya que tuve un inconveniente en la frontera en Desaguaderos que es frontera Perú y Bolivia, fui asaltado por la policía boliviana, me robaron una suma de dinero, prácticamente la mitad del dinero que llevaba para poder costear mi viaje y mi estadía ese mes en Bolivia, entonces en el momento en que le comento al maestro Hernán él de una forma muy generosa, muy comprensiva, me recibe en su hogar con su familia y esas son cosas que se quedan en el alma.

 

Fotografías del Festival Cortesía de: Radio Esperanza Aiquile


Comentarios relacionados:

Escribe un comentario acerca de esto:

©2019 buenagenteperiodico.com | todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net